Cómo reparar la bomba de freno de tu moto


Interesante artículo de motoverde publicado en motociclismo.es sobre el mantenimiento y reparación de la bomba de frenos. No tiene desperdicio.

Avanzamos un capítulo sobre el tema de reparación y mantenimiento, en este caso, centrado en las bombas de freno. Aprended los pasos a seguir para reemplazar los retenes que aseguran la estanqueidad de la pieza encargada de accionar el freno.

Jose Mª Torres Acero | Fotos: Jaime de Diego –


En el sistema de frenos hidráulicos, la presión que realizamos sobre la maneta se transmite a la bomba que, con su pistón, es la encargada de impulsar el líquido que hay en su depósito para que esa presión se transmita al resto del sistema, y consigamos frenar. Por eso, su mantenimiento tiene tanta importancia, pues nos asegura que no tengamos sustos. Básicamente todas las bombas de freno, de la marca que sea, son iguales en su estructura, independientemente también de que sea la bomba delantera o la posterior, así como las bombas de embrague hidráulico. Si analizamos su despiece, la bomba está formada por un pistón, con dos retenes, que al desplazarse por el cuerpo de la bomba empuja, mediante el latiguillo, el fluido hidráulico hacia los pistones de la pinza freno -empujador del embrague, en su caso-. Nosotros hemos trabajado para las fotos con una bomba Nissin y puede que veáis pequeñas variaciones de detalle con respecto a otras.

Pero ¿por qué se estropea este sistema? Hay varias causas posibles. Una de ellas, por haber mezclado fluidos de freno de diferente DOT -la especificación técnica que define el aceite-; otra, porque la moto haya estado mucho tiempo parada; y la tercera, por el propio desgaste que genera el uso.

Cuando una bomba de freno no funciona correctamente se evidencia porque su tacto se vuelve esponjoso, o porque no mantiene la presión de forma constante. Esto se debe a que los retenes no hacen correctamente su función en el pistón y dejan pasar fluido hidráulico en el sentido inverso a aquél en que lo desplaza su empujador.

Por poner un ejemplo: resulta algo así como si en una jeringuilla quitáramos la goma de su émbolo. Si purgando el circuito de frenos, minuciosamente, no conseguimos corregir el fallo de la falta de tacto, está claro…. Toca desmontar la bomba y sustituir sus retenes. No resulta complicado.

¿Nos ponemos manos a la obra?

LA PROTAGONISTA

En este caso, la bomba trasera que suele ser la que más sufre, al estar más expuesta. Aunque físicamente en nada se parece a la delantera, el mecanismo interior es similar y se desmonta de forma muy parecida. Antes de iniciar el trabajo es conveniente haber limpiado la moto a conciencia.

SEPARACIÓN

Retirad la bomba de la moto pues asi trabajareis mucho mejor. Primero soltad su articulación con el pedal de freno, y seguidamente los tornillos que la fijan al chasis y el tornillo que guía su latiguillo. También, si lo llevara, soltad el tubo del depósito del fluido.

BIEN SUJETA

Coged la bomba al tornillo de banco, a un punto fuerte de fijación. Tened la precaución de colocar en el punto de apoyo un trapo o trozo de cartón para no marcar su cuerpo. Sacad con ayuda de un destornillado el guardapolvo o goma que protege la cabeza del empujador.

TERRENO DESPEJADO

Dependiendo de la marca de la bomba, puede resultar necesario desmotar del eje del empujador, las tuercas y soportes que lo fijan al pedal de freno. Es un paso que se puede saltar, pero si no lo hacemos costará más dar los siguientes. Asi que, os recomendamos hacerlo.

DESMONTAR “CIRCLIP”

Con ayuda de unos alicates de puntas, de cerrar, sacad la arandela de cierre que mantiene en su sitio el piston de la bomba. Antes, tomad la precaución de haber limpiado a conciencia esta cavidad para asegurar el buen ajuste de todos los componentes.

EMPUJADOR FUERA

En este caso el pistón y el empujador no forman una sola pieza como en otras bombas, por lo que hay que sacarlo. Una vez hecho, ya podéis ver fuera el “circlip”, la arandela de apoyo y el empujador. Limpiadlo todo de forma minuciosa y fijaros bien en su orden para el posterior montaje.

SACAMOS EL PISTÓN

Si no saliera tirando con los dedos usad unos alicates “pico de pato”. Si al tiempo que tiráis hacéis girar un poco el empujador, este saldrá con mayor facilidad. Vaciad la bomba del fluido que le pudiera quedar, con cuidado, pues sabéis lo dañino que es este líquido, y limpiad bien su interior.

QUID DE LA CUESTIÓN

Ya tenéis a la vista el pistón de la bomba. Podéis ver su muelle de empuje y los dos retenes en su cuerpo. Estos son los que tendréis que poner nuevos. Resulta complicado encontrarlos sueltos, pues los kits de reparación que se venden, suelen incluir todo el conjunto citado.

EXTRAYENDO RETENES

Con un destornillador pequeño, y como os mostramos, sacad los retenes de sus ranuras en el pistón. Hay que fijarse muy bien en su posición ya que sus labios deben de ir, en los dos casos, en el mismo sentido y barriendo hacia la parte interior de la bomba.

MONTAJE

Una vez que hayáis limpiado meticulosamente el pistón, especialmente los alojamientos de los retenes y el cilindro o cuerpo de la bomba, colocad en sus ranuras los nuevos retenes. Previamente, les habréis untado con un poco de fluido de frenos.

RECOLOCANDO

En el montaje, respetad el orden de las piezas: muelle, pistón, arandela y circlip, que introducimos en el cilindro del conjunto reparado. Antes, habréis verificado, con ayuda de una lupa, que no hay ningún arañazo en el interior del cilindro de la bomba ni motas de suciedad.

A PURGAR

Una vez que hayais montado la bomba con todas sus piezas, y la habeis colocado en su anclaje del chasis, proceded a rellenarla de fluido hidraúlico. Recordad usar el líquido de la especificacion DOT adecuada -lo suele poner en la tapa de la bomba o miradlo en el manual de la moto-. Seguidamente, purgad de aire su circuito. Un trabajo que, como ya hemos explicado en otras ocasiones, requiere mana y paciencia. La prisa, no es buena en esta ocasión.


Fuente: motociclismo.es

Deja un comentario